Ascentio-LP-V01_02

Manejar satélites desde un barrio de Río Cuarto. La compleja misión, que podría ser considerada como descabellada, es una realidad cuando se traspasa la puerta de ingreso de Ascentio Technologies, la empresa que mantiene, desde el oeste de la ciudad, contactos con la Nasa y la Conae.

Esta semana, la firma dio un paso más al inaugurar su nueva sede en la calle Nolasco Rodríguez al 400, donde el flamante edificio se destaca por una arquitectura particular y un blanco que gobierna todos los espacios.

El equipo de jóvenes profesionales, todos egresados de universidades públicas, y muchos de la casa de altos estudios de Río Cuarto, diseña, desarrolla y opera complejos sistemas.

“Hace unos años, cuando comenzamos, soñamos algo grande y vamos dando pasos para llegar a lograrlo. Y se siguen agregando nuevos objetivos y desafíos”, explicó Esteban Carranza, uno de los socios de la empresa.

“Somos una empresa de base tecnológica y nos dedicamos a proyectos de diseño, desarrollo y operación de sistemas de alta complejidad y alta disponibilidad. Hacemos foco en el desarrollo de los sistemas de segmentos terrenos para misiones espaciales. Trabajamos con Conae y uno de los logros más importantes que tuvo la empresa fue el desarrollo integral de sistemas de tierra que permiten operar, controlar y administrar la información de los satélites de la observación de la Tierra argentinos en SAC-D y desde ese momento estamos a cargo”, explicó el ingeniero.

Ayer, los trabajadores de Córdoba viajaron especialmente para realizar la mudanza desde las oficinas de calle 9 de Julio hasta la sede de Nolasco Rodríguez. Había unos 90 jóvenes profesionales entre los que llegaron desde la capital provincial y Falda del Carmen. Con respecto a las tareas que realizan en el interior del edificio, Carranza destacó que “el trabajo nuestro es algo extraño. Tenemos un montón de gente trabajando y lo hacemos de manera remota con personas que están con asiento en Córdoba o en Falda del Carmen. Y eso nos demanda tecnología para desarrollar videoconferencias u otro tipo de vinculación remota. Había que diseñar un ambiente propicio para eso”, indicó.

“En la parte de producción tenemos tres áreas: desarrollo de software, ingeniería de proyectos y la de operaciones. Salvo la de operaciones, que está en el centro espacial de Falda del Carmen, las otras dos áreas hay partes en Río Cuarto y parte en Córdoba, por lo que nos obliga a una relación fluida”, dijo Carranza, quien agregó que “hay unas 94 personas trabajando en total en Ascentio y la totalidad de ellas son egresadas de la universidad pública. Buena parte, de la de Río Cuarto, tanto de la Facultad de Ingeniería, de donde es la mayoría, y también de Exactas, en el caso de los informáticos. Y lo que debemos destacar es que nuestros egresados están a la altura de las circunstancias y a la par de cualquier otro profesional de otra parte del mundo”, remarcó.

Con respecto a la cantidad de empresas del sector en el país, Carranza indicó que “no hay muchas. Hace un año nos reunieron a las que estamos trabajando en eso y somos seis o siete”.

Quieren operar drones mirando la conducta de los enjambres

“En la empresa tenemos un área I+D y estamos haciendo foco en la temática de los drones. Estamos buscando trasladar la experiencia de otras áreas hacia ahí.

Concretamente, trabajamos en el desarrollo de un centro de control de drones en formación. Cuadrillas de drones para hacer diferentes aplicaciones. Esperamos tener resultados a fin de año”, dijo Carranza. “Estos aparatitos son demandantes de energía y no es fácil subir las bate-rías por su peso, entonces las capacidades son limitadas. El planteo es tener más de un equipo volando, que se puedan sustituir sus funciones, para poder mantener un servicio o una aplicación más allá de que se rompa uno o se le acabe la batería. Para nosotros es un enjambre. Queremos buscar un centro de control que con inteligencia artificial pueda imitar a la naturaleza”.